La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Sanar Heridas Emocionales con la Aceptación

Hablamos de herida emocional, cuando, en nuestra realidad, generamos un dolor propio por un acontecimiento o actuación de otros. Ante esta herida y este dolor (creado solo por nosotros mismos y nuestra consciencia), no encontramos herramientas que nos ayuden a “actuar” para paliarlo, o lo peor, para devolver el golpe, porque, a veces, no traemos de fabrica las emociones necesarias que nos sirvan para contrarestar el daño sufrido, y si utilizamos otras emociones por que las vemos en el comportamiento de otras personas, y estas nuevas adquiridas, no están en nuestro catálogo de serie, te aseguro que terminarán haciéndote aún mas daño a ti, que a la persona a la que quieres dirigirlas y con la que quieres usarlas.

A veces, nos recomiendan o pensamos usar el perdón como solución al dolor y a esa herida emocional, y no quiero decir que no sea una solución válida, pero prefiero usar y recomendar otra herramienta mucho mas potente y sanadora y que, incluso, es mas amplia que el propio perdón, porque, de alguna forma, el perdón está dentro de ella, y con ella ya no se hace necesario.

Cuando perdonamos un acto, o a los actores de una experiencia sufrida en una de nuestras realidades (porque las realidades son solo nuestras, y no son compartidas, de la misma manera, por nadie mas), es como si “amputáramos” esa parte de nuestra vida, esa experiencia…la cerramos, le damos carpetazo, pasamos página, la vamos olvidando, y preferimos hacer eso para también olvidarnos del dolor, pero no nos damos cuenta que, al hacer eso, también amputamos de nuestra existencia, lo positivo y el aprendizaje que la experiencia tuvo para nosotros y que, de alguna forma, gracias a ella, gracias a ese dolor y a su aprendizaje, hoy eres el que eres y cómo eres.

 

Toda tu experiencia debe estar presente en tu ser, para sacar de ella y asimilar todos sus aprendizajes, entonces…..¿que puedes hacer para paliar ese dolor que tu mismo te estás produciendo?

 

ACEPTAR……esa es la verdadera y total respuesta, porque con la aceptación no necesitas el perdón, porque con la aceptación comprenderás que los actos de otras personas, incluso siendo graves errores para tí, incluso siendo realizados con intención…..tienen y deben de ser así, pues si no, ni tu ni esa persona hubiera aprendido lo que esa experiencia os iba a hacer aprender.

Con la aceptación entiendes que todos somos imperfectos y todos tenemos que cometer errores, el primero yo, pero también tú y todos los demás….porque los tenemos que cometer…porque en nuestra constitución existe un cuerpo físico limitado, un cargamento de emociones muy complejas e incluso retorcidas, y existe también una mente reprogramada y enturbiada por nuestra especie, por nuestros antepasados, por nuestra cultura, por nuestros padres y allegados y por todos los intereses políticos, religiosos y económicos con los que nos manipulan. Con todo ello, como podemos pensar que somos perfectos y esperar que los demás actúen con esa perfección.

Al igual que tu, todos llevamos un  recorrido con caídas y baches, con subidas y bajadas y nada de lo que hacemos puede ser perfecto…..pero tiene que ser así…para que podamos evolucionar y crecer…para que podamos aprender.

 

Por todo ello, si impregnas de aceptación tu existencia, si te aceptas a ti como eres y aceptas a los demás y al universo entero como son, entendiendo las limitaciones que todos tenemos y comprendiéndolas…..no necesitarás perdonar…porque ya no se producirán heridas…porque ya no se producirá dolor….simplemente porque ya aceptas y fluyes con la energía del universo.

 

Según la milenaria sabiduría ayurvédica, uno de los elementos que todo lo forma, es el éter….el vacío….y nos enseña que el vacío está presente en todo y que del vacío sale todo……una planta nace de un lugar donde antes no había nada…..entre dos de tus células que hay?....vacío…nada…es como el Big Bang, de la nada hubo una explosión cuyos fragmentos se extendieron hasta el infinito, para luego empezar a implosionar hacia dentro hasta convertirse de nuevo en vacío. El ayurveda nos enseña a fluir y vibrar en consonancia con el universo y entenderlo para aceptarlo sea como sea y actúe como actúe, porque por algo será y tú formas parte de ese universo y de ese algo que debe ser así, para que todo se mantenga en harmonía y formando también tú parte de esa harmonía.

 

La aceptación es como ese éter, que todo lo contiene, que es la fuente de todo, que en él, cabe todo…imprégnate de esa aceptación y ya me contarás….namasté

 

 

Siri Gurudev Sing

Naturópata Psicofisicoemocional

Profesor de Ayurveda

Director Centro Sevillabienestar



CURSOS DE COACH EMOCIONAL Y AYURVEDA EN CENTRO SEVILLABIENESTAR. Pincha aquí